REVIEW

“Emprendimiento, innovación y RSC en Trabajo Social”

29 Sep , 2016  

Texto: Arturo Coego

Repasamos la que sin duda es la principal publicación relacionada con trabajo social en España. Editorial Grupo 5, a través de su editor Miguel Fernández, han hecho posible que Esther Raya y Neus Caparrós-profesoras en la Universidad de La Rioja– publiquen una obra coral que profundiza en las claves de la innovación social. 

Y es que a nadie se le escapa que el trabajo social en España está en plena redefinición. Tras la crisis financiera de 2008 y las políticas liberales implementadas desde el gobierno estatal en sus distintas etapas, el Estado de Bienestar está más débil que nunca. Esto se ha traducido en una masiva reducción de puestos de trabajador/a social en instituciones públicas y entidades sociales privadas que dependen de financiación pública.

Paradójicamente, esta crisis estructural castiga a las/os trabajadoras/es sociales pero al mismo tiempo nos espolea para reinventarnos: somos más necesarias/os que nunca porque la desigualdad en nuestra sociedad es terrible. El reto es superlativo.

Lo que antes era residual, ahora es una de las principales vías laborales: el sector privado se ha convertido, pues, en un potencial yacimiento de empleo para el trabajo social. Precisamente entidades como Grupo 5 o Firma Quattro, que hoy gozan de una extraordinaria salud, fueron pioneras décadas atrás en la evolución del emprendimiento en trabajo social. Esto se explica, entre varias razones, de la eclosión de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), un movimiento llamado a conectar empresas con entidades del Tercer Sector“Emprendimiento, innovación y RSC en Trabajo Social” explora las claves de una fórmula viable que puede cambiar la manera de entender el trabajo social en España y multiplicar su impacto social.

Innovación social e innovación con causa

El primer capítulo está reservado para una de las voces con más autoridad en nuestro país a la hora de hablar de innovación social: Pablo Angulo, Director de programas de Innovación Social y responsable de Cuarto Sector de InnobasqueAgencia Vasca de Innovación-.

“La innovación social son nuevas formas de organización e interacción social que buscan responder a demandas sociales mediante el desarrollo de nuevas y mejores respuestas para resolver problemas sociales o satisfacer necesidades sociales derivados de los retos que no han provocado una respuesta de mercado apropiada por parte de la iniciativa privada.” Pablo comienza desgranando un concepto que a veces peca de ambiguo. Después, y de manera muy acertada, identifica esta resolución de problemas sociales con una evolución de valores. Y es que  a pocas/os que conozcan Innobasque se les escapa que el eje de este proyecto son las personas. Así lo confirma Angulo al repasar la propuesta estratégica de la agencia vasca de la innovación, apostando por “focalizarse en desarrollar los valores asociados a una sociedad vasca innovadora, fomentar las competencias que es necesario desarrollar e impulsar las organizaciones con modelos de gestión basados en personas y valores”. Con esta premisa, Innobasque opta por promover las alianzas público-privadas, impulsar y facilitar el emprendimiento social y convertirse en referente y facilitador del conocimiento existente en innovación social.

Si bien es cierto que el Cuarto Sector -ámbito híbrido donde confluyen sector público, privado y Tercer sector- parece, por tanto, destinado a desempeñar un papel protagonista en el desarrollo de una sociedad socialmente innovadora, lo cierto es que necesita voluntad. “En demasiadas ocasiones predicamos una cosa y hacemos otra”, avisa Pablo. Todos sabemos colorear proyectos con palabras de moda, pero el éxito de políticas socialmente innovadoras requiere mucho más que eso para ser una realidad.

Innovación, intervención y trabajo social

La contribución de Chaime Marcuello -profesor de Trabajo Social y Servicios Sociales de la Universidad de Zaragoza– en “Emprendimiento, innovación y RSC en Trabajo Social” parte de una idea interesante: el tabú que desde siempre han sido las palabras empresa o negocio en trabajo social. “En las escuelas y facultades no se ha orientado el ejercicio profesional ni a la empresa, ni al sector de los negocios.”

En el contexto actual, Marcuello apuesta por el desarrollo del carácter regenerador y provocador del trabajo social. “Cuando nos planteamos en este contexto de crisis sistémica -con grietas profundas en la moral ciudadana producidas por los escándalos de corrupción a los que venimos asistiendo- los retos de la innovacion y de la intervencion socialdesde nuestra disciplina, tenemos que enfatizar el carácter transformador y crítico del trabajo social, sea cual sea el sector o ámbito social donde nos queramos situar.”

En esta remodelación de la intervención social, Marcuello también nos avisa de que  “un sistema montado sobre el código ganar/perder no sirve, como tampoco el que se centra solo en el tener.”

libro

“Emprendimiento, innovación y RSC en trabajo social” es sin duda un libro hecho para subrayar, trabajar e interiorizar ideas. ¡Una auténtica llamada a la acción!

Consideraciones para ubicar el trabajo social en contextos de empresa: ética y derechos

El tercer capítulo lo firman Belén Lorente MolinaUniversiad de Málaga– y Carlos Vladimir ZambranoUniversidad de Cádiz-. Su texto está focalizado en las relaciones entre trabajo social y actividad empresarial, que analizan a fondo para ilustrar los contextos que están funcionando en la actualidad. Aciertan al asegurar que “cuando las empresas se vean citadas en artículos académicos de impacto, eso sí les creará valor”; y predicen que “una nueva versión de lo comunitario descansaría en intervenciones que fomentaran más emprendimientos sociales”.

La responsabilidad social corporativa: una visión económica desde la perspectiva de las empresas y de los consumidores

Agustín V. Ruiz Vega y Consuelo Riaño Gil, ambos miembros del profesorado de la Universidad de La Rioja, rubrican el que podemos considerar el apartado más completo y riguroso de la obra. Se trata de un resumen que, sin perder agilidad, analiza detalladamente la Responsabilidad Social Corporativa desde una perspectiva económica. Empiezan repasando su evolución histórica, los distintos enfoques, las certificaciones y también los fantasmas que la rodean: “Los consumidores españoles, quizás condicionados por la actual situación económica, perciben las acciones socialmente responsables con desconfianza, siendo éste el principal reto a superar para que la RSC tenga un mayor auge en el futuro.”

La RSC está llamada a catalizar los contextos win-win entre entidades privadas y Tercer Sector, con lo que el/la trabajador/a social del siglo XXI debe estar preparada/o para coordinar este tipo de enfoques a la hora de diseñar estrategias de fundraising.

Un recurso extra que puede resultar interesante si te interesa la relación entre trabajo social y RSC es Trabajo Social Corporativo, el blog de Almudena Díaz Requena, una de las profesionales más prestigiosas en esta nueva variante de nuestra disciplina.

“El trabajador social emprendedor debe demostrar capacidad de liderazgo y creatividad, al msmo tiempo que una alta tolerancia a la frustración frente a las resistencias al cambio.”

Creatividad para la innovación en trabajo social: experiencia en un taller con profesionales y universiarios.

También de la Universidad de La Rioja llega el texto elaborado por Eduardo Rodríguez Osés y Eva Tobías Querarte. En él analizan el concepto de creatividad y sus vías de aportación al trabajo social y describen a las personas creativas.

Plasman, además, las claves de un taller realizado con profesionales y universitarios para activar la creatividad para innovar en trabajo social. “La creatividad no se estudia, sino que se cultiva y se practica”, sostienen, para después asegurar que “la creatividad es necesaria porque continuamente nos enfrentamos a problemas cuya solución tenemos que inventar”.

Quizás una de las conclusiones más valiosas del taller es que los trabajadores muestran empatía en la búsqueda de soluciones a problemas complejos, así como un fuerte compromiso, cohesión y colaboración del grupo para lograr soluciones reales, originales e innovadoras.” Seguro que más de un/a trabajador/a social se identifica con esta descripción, pues hablamos de cualidades que encontramos en el ADN de nuestra disciplina.

Nuevos escenarios de intervención en trabajo social para la innovación social

Esther Raya Diez, Neus Caparrós Civera y Domingo Carbonero Muñoz (Universidad de La Rioja) cierran la obra citando, a nivel práctico, experiencias de trabajo social de empresa (internas y externas de RSC).

También ofrecen un recurso sumamente interesante como es un ejemplo de cartera de servicios en empresas de trabajo social. Lo hacen diseñando un cuadro completo de funciones y actividades de un gabinete de trabajo social, para cuyo diseño han colaborado Jesús Peiró Viana, -diez años de experiencia como trabajador social autónomo- y Ramiro González Martínez de Lecea, fundador de TRASTE despacho profesional independiente y privado de trabajo social.

En estas últimas líneas de “Emprendimiento, innovación y RSC en Trabajo Social”, las/os autoras/es también distinguen varios tipos de colaboraciones entre el ámbito empresarial y asociativo, lo que sin duda puede servir de inspiración para muchas/os profesionales que estén planteándose la idea de emprender desde el trabajo social. La receta la tienen clara: “El trabajador social emprendedor debe demostrar capacidad de liderazgo y creatividad, al msmo tiempo que una alta tolerancia a la frustración frente a las resistencias al cambio.”

 


, , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *