INTERVIEWS

Manuel G. Pascual: “El Trabajo Social siempre ha sido una profesión muy creativa”

22 Abr , 2014  

Texto: Arturo Nicolás

Se respira un jueves primaveral en Madrid cuando tan solo faltan cinco minutos para la hora pactada para la entrevista. Me dejo entonces caer por la base de operaciones del Consejo General del Trabajo Social (CGTS) en la calle San Roque. Timbro e inmediatamente sale a mi encuentro Manuel Gutiérrez Pascual, tesorero del citado CGTS y coordinador de desarrollo e innovación de Grupo 5.

Tras presentarme al staff del CGTS -incluida la incansable Ana Lima-, Manuel me guía hasta la sala de reuniones, donde conseguimos el ambiente para charlar tranquilamente delante de unos cafés. Más que una entrevista es una conversación donde el magnetismo en los planteamientos se hace evidente a medida que pasan los 50 minutos que finalmente dura el diálogo. Eso sí, debido a la gran extensión finalmente hemos considerado ofrecer la charla en dos entregas. He aquí la primera, en la que hablamos de la etapa de transición que atraviesa el Trabajo Social, nuevos métodos de fundraising y emprendimiento social, entre otros temas.

Arturo Nicolás: Puede decirse que hoy en día el Trabajo Social está en la obligación de reinventarse tras el agotamiento del sistema de Estado de Bienestar desarrollado tras la II Guerra Mundial. ¿Qué fotografía haces del momento actual de esta disciplina en España?

Manuel G. Pascual: Estoy de acuerdo contigo, estamos en una encrucijada. Creo que hay que defender el sistema de Servicios Sociales que hemos creado en España en estos últimos treinta años, que es un sistema que ha funcionado en muchas prestaciones. Muestra de ello es por ejemplo en Barcelona, que han hecho a través de la metodología Social Return On Investment (SROI), que consiste en medir el impacto social -el retorno de la inversión que tienen los proyectos sociales- y se ha demostrado que de cada euro que se gasta en la ayuda a domicilio en el Ayuntamiento de Barcelona hay un retorno de tres euros, es decir, el gasto social al final no es gasto sino inversión. Hay metodologías que vienen del mundo anglosajón que te demuestran que es inversión. Pero como bien dices no nos podemos quedar en defender el modelo de estos veinte años, hay que mejorarlo y hay que ampliar el campo profesional del Trabajo Social. Esa mirada amplia se produce cogiendo otras miradas del mundo anglosajón y del latinoamericano, que es donde están trabajando en nuevas metodologías y formas de hacer las cosas, como por ejemplo la innovación y el emprendimiento social, u otros tipos de intervenciones que se están haciendo en Japón, por ejemplo con todo el tema de intervención social en emergencias. Yo creo que en un mundo globalizado es importante coger distintos modelos y ampliar la mirada del Trabajo Social, que en España siempre ha estado muy ligada a los Servicios Sociales, pero creo que va más allá de los Servicios Sociales, del Estado.

El Hombre de la Cámara - Encargo Día Int Trabajo Social

Manuel G. Pascual, tesorero del CGTS y coordinador de desarrollo e innovación de Grupo 5.

A. N.: Es muy interesante lo que apuntas acerca del SROI, la importancia de medir el impacto social, medir el retorno, medir, en definitiva. ¿Crees que a las administraciones públicas les cuesta tomar decisiones cuyo efecto sea visible a largo plazo y, por el contrario, se inclinan por aquellas que traen un retorno inmediato aunque no sea el más beneficioso? ¿Cómo se cambia ese chip?

M. G. P.: El problema es que al final los políticos actúan, como dices, por el corto plazo que son las elecciones. Uno de los problemas que ha habido con el tema de los Servicios Sociales es que de repente todos los pueblos de España querían tener su residencia de ancianos, aunque no hubiese previamente un estudio sobre si era necesaria en esa localidad. Como eso da votos, había que crear residencias de ancianos porque sí. Yo creo que también debemos de entonar el mea culpa los trabajadores sociales que en su momento, en algunas ocasiones, no dimos la voz de alarma de cómo se estaban gestionando algunas prestaciones sociales y servicios. Se estaban gestionando en muchas ocasiones, como tú bien dices, bajo el cortoplacismo, de aquí a cuatro años que es cuando yo voy a gobernar como alcalde o como presidente de comunidad autónoma. Creo que al final, no digo todos los trabajadores sociales, pero en algunas administraciones a veces no se ha gestionado con una mirada de planificación a largo plazo, que creo que debemos tener. Y en muchas ocasiones, cuando los trabajadores sociales hemos emitido nuestros informes técnicos sobre prestaciones, leyes, etc., no nos han hecho caso. El equilibrio entre lo técnico y lo político en lo social siempre ha sido complicado.

A. N.: No vamos a tocar ahora el show televisivo Entre Todos, pero a uno le da la sensación de que esta corriente asistencialista tira por tierra lo que hemos estudiado en las facultades de Trabajo Social (planificación, metodología, etc.) con el pretexto de atender a lo inmediato -que también es necesario-. Es frustrante.

M. G. P.: Claro, yo creo que a veces estamos en un estado de emergencia, con todo el tema del nivel de pobreza infantil, así lo reflejan estudios que están apareciendo de Cáritas, Save the Children, estamos en un momento de extremos: o nos vamos a la beneficencia y el asistencialismo del “Entre Todos” o nos vamos al voy a protestar a favor de los Servicios Sociales pero no voy a hacer nada más, sin nuevas propuestas de intervención. Creo en la protesta pero debemos aportar alternativas propuestas que den respuestas a los desafíos del trabajo social del siglo XXI. Es un momento complicado para el Trabajo Social porque están o bien el asistencialismo o el no me muevo del modelo del Estado de Bienestar de las últimas décadas. En el medio hay un montón de propuestas de acción muy interesantes que se pueden hacer y debemos hacer desde el Trabajo Social. Siempre hemos sido una profesión muy creativa, vamos a utilizar esa creatividad que tenemos.

Manuel G. Pascual en el stand sobre innovación y emprendimiento social en el XII Congreso Estatal del Trabajo Social celebrado en noviembre de 2013 en Marbella.

Manuel G. Pascual en el stand sobre innovación social y emprendimiento social en el XII Congreso Estatal del Trabajo Social ,celebrado en noviembre de 2013 en Marbella.

A. N.: Hablando de esas nuevas vías de acción, en el último número de la revista del Consejo General del Trabajo Social vemos la figura del emprendimiento social. ¿Es una alternativa viable? ¿Ves ejemplos que inviten al optimismo?

M. G. P.: Yo creo que no es una panacea. Se ha puesto de moda con la situación de desempleo que hay en España, con más del 25% de desempleados, ahora todos los ayuntamientos y comunidades autónomas tienen sus programas de emprendimiento, da igual que sean sociales, culturales o de cualquier tipo y parece que eso va a salvarnos del desempleo. Pero creo que puede ser una alternativa para quien le apetezca hacer un emprendimiento que tenga que ver con cubrir una necesidad social. Creo que puede ser una alternativa como puede ser ir a trabajar fuera de España en algún proyecto social, que hay muchos proyectos interesantes. El problema es cuando uno quiere hacer un emprendimiento y realmente no tienes ni las herramientas necesarias, ni la formación ni incluso, lo que es peor, la motivación.

El emprendimiento social ahora es una moda pero en España se lleva haciendo desde hace tiempo desde las cooperativas. Por ejemplo, en temas de empresas de economía social, centros especiales de empleo de discapacidad, hay proyectos muy interesantes y que son autosustentables. La ONCE desde hace mucho tiempo tiene todo un conglomerado de empresas sociales donde a sus afiliados con discapacidad están trabajando y además son empresas rentables. Creo que hay proyectos y casos de prácticas interesantes desde hace ya tiempo, antes de que se haya puesto de moda la palabra emprendimiento social, que se llevan haciendo sin ningún problema y además gestionado muchas veces por trabajadores sociales. Cuando hay compañeros que se echan las manos a la cabeza y dicen ¿cómo? eso del emprendimiento no tiene nada que ver con nosotros, no no, si es que llevamos tiempo en este campo, lo que pasa es que nos lo tenemos que creer para seguir apostando y entrando en ese campo del emprendimiento.

Nº 102 de la revista "Servicios sociales y política social", editada por el CGTS.

Nº 102 de la revista “Servicios sociales y política social”, editada por el CGTS.

A. N.: Puede que, como apuntas, exista algún complejo desde algún sector del Trabajo Social a la hora de enfocar nuestra actuación en el ámbito privado. En muchas escuelas de Trabajo Social, al margen de materias de macroeconomía, no existe ninguna asignatura relacionada puramente con el mundo de la empresa.

M. G. P.: De hecho en esta revista del CGTS el decano de la facultad de Trabajo Social de Murcia, Enrique Pastor, con su equipo, hace un análisis sobre el número de facultades de Trabajo Social de España que en estos momentos están impartiendo algún tipo de asignatura relacionada con el tema de empresa. Después de analizarlo llegan a la conclusión de que de treinta y pico escuelas solo hay tres o cuatro que imparten dichas materias. Esto dice mucho del modelo que hay en la formación del Trabajo Social en España. Siempre lo hemos dicho: el problema de la universidad en diversas ocasiones es la desconexión con la realidad, con diferentes temas actuales que afectan al Trabajo Social. Al final los trabajadores sociales salimos de la facultad y si luego te gusta o te motiva el tema del emprendimiento o lo ves una alternativa factible te tienes que crear tu propio itinerario de formación alejado de las escuelas de Trabajo Social. Lo que no es normal es que un máster en emprendimiento social se esté dando en una facultad de económicas. Está bien que se de allí, pero ¿por qué no dentro de una facultad de Trabajo Social?

A. N.: Efectivamente. Y hablando de alternativas dentro del emprendimiento social encontramos la figura de la Responsabilidad Social Corporativa o Empresarial (RSC o RSE). Ahora empezamos a conocer más casos de trabajadores sociales que desempeñan su cargo en empresas. Por ejemplo se me viene a la mente Rosa María Arroyo, trabajadora social de Campofrío. ¿Crees que puede tener recorrido esta alternativa?

M. G. P.: Hubo una época en los 70’s en que la mayoría de las empresas tenían trabajadores sociales en los llamados departamentos de bienestar, dentro de los departamentos de Recursos Humanos (RR.HH.). Ya en los 80’s la mayoría de estos departamentos desaparecen, y en los 90’s aparece la RSC con fuerza. En esa eclosión de la RSC en algunos departamentos –muy pocos, que yo sepa- empieza a meterse la figura del trabajador social. ¿Recorrido? Ahora en España estamos en una época en la que hay estudios que dicen que las empresas han bajado su nivel de inversión en los departamentos de RSC. Eso no significa que la RSC vaya a desaparecer, porque yo creo que ha venido para instalarse y porque todos sabemos que la RSC, hasta cierto punto, para las grandes empresas sobre todo, supone una buena imagen de marca, entonces creo que puede ser un campo interesante. De hecho en Latinoamérica, donde he vivido una temporada, en la mayoría de las grandes empresas hay trabajadores sociales. En España, como tú bien dices, hay menos casos, yo conozco el de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), el jefe del área de beneficios corporativos y sociales es trabajador social, Francisco Moreno. Con él y su equipo desarrollé un proyecto muy interesante de voluntariado corporativo con personas sin hogar; desarrollan desde dicha área proyectos conectados con diferentes stakeholders de la comunidad como colectivos de discapacidad, comercio justo, etc. También está Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), pero son casos muy puntuales. La cuestión es que puede tener recorrido también como consultoría, ya que ahora se ha puesto de moda la RSC para pymes. Las grandes empresas ya han montado sus departamentos de RSC y  ahora es el turno de las pymes. De hecho, si ahora uno ve la oferta de formación que hacen las cámaras de comercio, al menos aquí en Madrid hay mucha formación sobre RSC para pymes, pero luego ves a los formadores y ninguno es trabajador social. Curiosamente, una de las áreas en las que pone énfasis la RSC es el ámbito social, además del medioambiental y el económico…

A. N.: …el triple balance.

M. G. P.: …efectivamente. Es curioso que en la parte social de ese tripe balance no haya nunca un trabajador social. Y no es porque no nos dejen, sino porque nunca nos hemos interesado por el prejuicio acerca de la empresa privada.

De izqda a dcha: Valeria Hiraldo y María Hildago (Diseño Social EN+), Manuel G. Pascual y Cristian Figueroa (TejeRedes) en el XII Congreso Estatal del Trabajo Social celebrado en noviembre de 2013 en Marbella.

De izqda a dcha: Valeria Hiraldo y María Hildago (Diseño Social EN+), Manuel G. Pascual y Cristian Figueroa (TejeRedes) en el XII Congreso Estatal del Trabajo Social, celebrado en noviembre de 2013 en Marbella.

A. N.: Nombrabas ahora la que para mí es una de las claves: vivimos el momento de la RSC para las pymes. Incluso las ONGs, a la hora de enfocar sus estrategias de fundraising, están empezando a coquetear con las empresas a través de la puerta que se abre con la RSC. ¿Qué futuro vaticinas a este noviazgo?

M. G. P.: Yo de momento veo que hay incertidumbre. He oído a responsables de RSC en empresas quejarse diciendo hace cinco años las ONGs no nos querían ver ni en pintura. Pero ahora, como tú bien dices, que han desaparecido las obras sociales de las cajas de ahorros, han desaparecido muchas subvenciones, hay más necesidades sociales por la crisis, entonces claro, las ONGs están realmente asustadas. De hecho en uno de los últimos informes que conocemos tú y yo, el de la Fundación La Caixa, el Instituto de Innovación Social de ESADE y PWC, se dice que han desaparecido un 30% de las ONGs en los últimos cinco años.

A. N.: …brutal.

M. G. P.: …la cosa pinta muy mal. Lo que te decía, me acuerdo de una conferencia reciente en la que el responsable de RSC de una gran constructora decía yo no tengo problema en colaborar con ONGs, pero las empresas estamos un poco molestas porque hace cinco o seis años, en su papel reivindicativo, acusaban de muchas cosas a las empresas y ahora por el interés vienen a la puerta a llamarnos, a decir qué buenas y maravillosas somos, entonces desde el mundo empresarial estamos un poco perplejos. Antes éramos nosotros, los de la RSC, los que llamábamos a las ONGs para que se hicieran la foto con nosotros y muchas ONGs nos ponían requisitos. Ahora han cambiado los papeles y somos nosotros los que decimos que queremos la foto así, así y así. Es un momento de cambio, de transición, interesante, está por ver pero creo que muchas ONGs nos están demostrando profesionalidad y flexibilidad antes los cambios actuales. Todos conocemos ONGs donde, aparte de la formación de fundraising típica, están incorporando nuevas metodologías y nuevos profesionales, desde técnicos en redes 2.0 hasta gente que lleva el tema de márketing y marca personal de las ONGs.

A. N.: Quizás ese sea uno de los capítulos en donde vuelve a aparecer la innovación, en los métodos de fundraising del Tercer Sector. ¿Conoces alguna campaña que te haya llamado la atención por lo novedoso de su metodología?

M. G. P.: El crowdfunding es súper interesante. Más allá de las ONGs, para pequeños proyectos concretos creo que es una alternativa interesante. Por ejemplo, gente que está haciendo cosas súper interesantes en márketing social es la de Diseño Social EN+, de Málaga, quienes tenían ganas de editar un libro sobre márketing social y nadie se lo publicaba. Pues a través del crowdfunding han publicado su libro.

A. N.: …muy buen libro además.

M. G. P.: …un libro muy interesante. Ellas me comentaban un día su sorpresa por la buena acogida de la campaña de crowdfunding para editarlo. Claro, previamente ellas tenían un recorrido de marca personal y de organización de diseño social. Al final, en el crowdfunding, como todo en la vida, tienes que generar confianza con el otro. Yo creo que al final la clave en ONGs, en el Tercer Sector, en la estructura colegial, al final todos los que formamos la sociedad, el mercado o como lo queramos llamar, la plaza pública, tenemos que generar confianza. Al final esta tarde estamos sentados aquí tú y yo porque virtualmente nos hemos generado confianza previamente. La clave del fundraising es generar confianza, por eso creo que hay algunas campañas relacionadas con la metodología crowdfunding que son muy interesantes porque consiguen financiar proyectos generando confianza.
Además me parece muy interesante el crowdfunding porque no se queda en yo te doy dinero y ya está, sino que lo interesante es el retorno que tiene la persona, la recompensa, el seguimiento, es decir, ya es trabajo en red.

"Armas de construcción masiva" es el manual de diseño social que ha editado la crew de Diseño Social (http://disenosocial.org/)

“Armas de construcción masiva” es el manual de diseño social que ha editado la crew de Diseño Social (http://disenosocial.org/)

A. N.: Es muy interesante que destaques el crowdfunding. Algunos estamos empezando a percibir que, del anterior perfil del donante de ONGs, el que daba una cantidad de dinero al año a una entidad, pasamos a un nuevo perfil: donante que distribuye esa cantidad entre varios proyectos concretos con los que se identifica y que conoce a través del citado crowdfunding. En otras palabras: se fracciona y se especializa la colaboración.  

M. G. P.: Eso es. Dicho así muy brutamente: al final te lo tienes que currar más. Ya no vale decir soy de tal ONG maravillosa y tengo esta marca, no. Al final la gente te dice vale, yo pongo pasta, pero yo quiero saber dónde pongo la pasta. Y un paso más: al final con muchos modelos de crowdfunding se genera red entre los fundadores de los proyectos y los micromecenas. Para mi el crowdfunding es una herramienta maravillosa para el Trabajo Social comunitario de este siglo.

***

NOTA: aquí finaliza la primera entrega de la conversación con Manuel Gutiérrez Pascual. Próximamente publicaremos la segunda parte, donde profundizaremos sobre su rol como coordinador de desarrollo e innovación de Grupo 5 y hablaremos sobre estrategias de márketing en ONGs. ¡Gracias por vuestra atención!


, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


5 Responses

  1. Almudena dice:

    Muy interesante esta entrevista, habeis empezado arrasando!

    Mucho ánimo con el proyecto, ya sabeis donde estoy ; )

  2. MARI dice:

    Arturo, me ha encantado la entrevista!!
    Voy a por el libro de diseño social:) y ya tienes otra seguidora en tu blog. Un abrazo y mucha suerte

    • Arturo Nicolás dice:

      ¡Gracias de nuevo Mari! El libro es muy completo y sobre todo muy inspirador, ¡100% recomendable! Un abrazo para ti también.

  3. Dara Guillén Salguero dice:

    Rastreando por las redes sociales me he encontrado contigo y me he visto muy identificada en tus palabras con mi nueva andadura profesional como Trabajadora Social y Asesora socio-economica.
    Me gustaría poder conversar contigo y poner en común mi proyecto empresarial.
    Gracias, saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *