INTERVIEWS

May Escobar: “Si una ciudad quiere ser smart city tiene que ser transparente”

8 Oct , 2014  

Texto: Arturo Nicolás 

Directora de Innovación y Nuevos Proyectos en Fundetec, coordinadora de la Oficina Técnica de la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), cofundadora de UEIA . Ella es May Escobar y, además de todo lo anterior, es trabajadora social. ¿Cómo resistirnos a la tentación de intercambiar ideas con una auténtica referencia en innovación social en España?

Pues dicho y hecho. May nos atrae por su visión acerca del emprendimiento social como oportunidad para mejorar el mundo en el que vivimos. Hemos querido, por tanto, conocerla mejor y adivinar las claves de éxito de UEIA, además de explorar las posibilidades que ofrecen las smart cities, otra de las especialidades de nuestra invitada.


Arturo Nicolás: ¿Cómo termina una trabajadora social en el ámbito del emprendimiento y la innovación social? No suele ser habitual conocer casos como el tuyo. 

May Escobar: No, no es lo típico, soy una rara avis dentro del Trabajo Social [risas]. La verdad es que el hecho de que una trabajadora social sea directora de innovación de una fundación tecnológica es un poco raro. Yo comencé, por cuestiones de la vida, a trabajar mucho con Japón a finales de los 90s. Ellos ya llevaban trabajando tiempo en Internet y yo fui una de las primeras personas que empezó a trabajar con Internet en este país. La verdad es que me di cuenta de la cantidad de posibilidades que tenía para realizar proyectos de acción social y que realmente había un futuro ahí en el que no teníamos que dejar de lado a los colectivos más excluidos.

De ahí pasé a dirigir la Fundación Bip Bip. Nos dedicamos a llevar la tecnología, a través de las ONG, a los colectivos más desfavorecidos de España. Hemos instalado 3000 aulas con equipamiento para acceso a Internet en todo el país. Era directamente para que los usuarios de las organizaciones sociales los aprendiesen a manejar y romper la brecha digital. A partir de ahí, poco a poco, he ido trabajando en los ámbitos que tenían que ver con tecnología, innovación social y acción social.

A.N.: Tu figura se asocia hoy en día a tres iniciativas: Fundetec, RECI y UEIA. ¿Cuál es el rol con el que más te identificas?

M.E.: Yo trabajo de lunes a viernes como directora de innovación en Fundetec y coordinadora en la RECI. En los fines de semana a algunos les gusta jugar al tenis, a otros al pádel, a otros al golf… y a mí me gusta el emprendimiento social. La verdad es que una gran parte de mi corazón está en UEIA y en el emprendimiento social. Creo que hay un futuro por explorar, que los emprendedores sociales son unos valientes, son los emprendedores al cuadrado. Si tuviésemos en este país más empredendores que quisieran generar impacto social haríamos un poquito mejor este mundo.

A.N.: ¿Cómo describirías el perfil de la figura del emprendedor/a social?

M.E.: Pues una persona que cree que puede generar impacto social, que quiere cambiar algo que no está bien y que lo quiere hacer con su trabajo y fundamentalmente haciéndolo sostenible. Creo que hay muchos perfiles, hay muchísima gente joven en este momento que sale de las universidades pensando que puede ser una oportunidad, no solamente del ámbito del Trabajo Social, o más bien muy pocas veces del ámbito del Trabajo Social, que realmente creo que son los profesionales mejor preparados o que tienen una formación más propicia para el emprendimiento social. Pero yo creo que en este momento es gente entusiasta y con ganas de cambiar las cosas.

A.N.: Comentabas que mientras otros se ponen en modo Rafa Nadal durante el fin de semana, tú te dedicas a jugar con UEIA. ¿Qué es una aceleradora de emprendimiento social?

M.E.: Una aceleradora donde se enseña a los emprendedores sociales a ser esos emprendedores al cuadrado que decía antes. Por una parte, a validar y estar atentos al impacto social y al valor social que quieran generar, y por otra parte , estar atentos al modelo de negocio para que ese valor e impacto social se pueda generar ahora y en el futuro.

A.N.: ¿Cuáles dirías que son los errores típicos que se suelen cometer a la hora de emprender socialmente?

M.E.: A mí me preocupa bastante y veo frecuentemente que la gente piensa que puede solucionar un problema social sin haber contado previamente con el asesoramiento y el apoyo de organizaciones sociales que llevan mucho tiempo vinculadas a ese problema social. Me explico: una persona que por ejemplo piensa que de repente un día se le enciende la luz y dice vale, ya sé cuál es el problema de las mujeres afectadas por violencia de género, voy a intentar llevarlas a zonas rurales donde lo que se necesita es gente porque en este momento…, entonces no se dan cuenta de que probablemente están solucionando el problema que tiene el pueblo y están llevando habitantes, pero que a la mujer la están desarraigando. Al mismo tiempo, un trabajador social por ejemplo que está trabajando con mujeres en situación de violencia de género a la primera dice oye mira, me estáis aislando a esa persona. En ocasiones esos emprendedores quieren hacer el bien de una manera que socialmente no es la más adecuada. Creo que a veces hay mucho más entusiasmo y hay que reflexionar, hay que trabajar muy directamente y de la mano de los profesionales del ámbito social. Yo siempre lo repito: es muy importante que en nuestro equipo haya profesionales vinculados al ámbito social. Hay muchos más, pero yo creo que ese es uno de los pequeños o grandes problemas.

A.N.: Si examinamos lo que UEIA aporta encontramos tres ítems: formación, mentorship y acceso a financiación. Un pack completito.

M.E.: Intentamos que tengan una parte de formación básica, trabajamos con enfoques lean startup fundamentalmente e intentamos ser muy prácticos. Intentamos que además sea una formación muy especializada.

Por otra parte, trabajamos para atraer a mentores con una calidad profesional tremenda para que puedan ayudar y apoyar a esos profesionales, también a medida, dependiendo del perfil de mentorship que necesitan.

Al final, cuando ya han pasado por todo el proceso, les invitamos a hacer un demo day ante posibles financiadores, que en nuestro país está empezando a haber gente que apuesta por invertir en proyectos de estas características.

A.N.: Durante los pasados 13, 14 y 15 de junio se celebró en Sevilla el UEIA Generation, un evento cuyo principal objetivo fue impulsar el emprendimiento, la acción social y la tecnología como plataforma de nuevos proyectos ligados al ámbito social con el fin de convertirlos en iniciativas empresariales viables. ¿Cuál fue el sabor de boca que te quedó tras el evento?

M.E.: En primer lugar destaco el hecho de estar en RES, que es un espacio liderado por unos emprendedores sociales que anteriormente ya han pasado por UEIA. La verdad es que es muy importante ver que continúan con sus proyectos, que innovan y que quieren acercar el modelo UEIA a nivel local. Y luego la cantidad de gente extraordinaria, de verdad. Siempre hay gente maravillosa, pero en Sevilla hubo mucha gente que venía directamente de programas sociales.

6999395254_5ed1782634_k

Imagen de una de las sesiones enmarcadas dentro del UEIA Generation. Foto: UEIA

A.N.: ¿Está prevista la organización de una nueva edición del UEIA Generation?

M.E.: Estamos hablando con otras ciudades, pero de momento no tenemos ninguna en concreto para poder decir fecha y lugar. También estamos hablando de otros modelos, de aproximarnos a los emprendedores de otras maneras diferentes, incluso aprender de aquéllos que han tenido un éxito tremendo y ya están volando con una propia sostenibilidad de sus proyectos. Estamos trabajando en estos temas, innovando internamente dentro de UEIA.

A.N.: Hablabas ahora de ciudades, buen momento para saltar al tema de las smart cities. Parece que estamos en un momento de disrupción: como contexto las ciudades están ganando mucho peso, más si cabe teniendo en cuenta que las/os ciudadanas/os están llamados a ganar protagonismo con los avances tecnológicos. 

M.E.: Sí, el corazón de la smart city es el ciudadano, sin lugar a dudas. La oportunidad es la tecnología, para mí es así de claro. Además el ciudadano tiene una oportunidad en este momento de crear la ciudad en primera persona; ya el simple hecho de tener un smartphone en el bolsillo posibilita que vayamos dejando una huella tecnológica allá por donde pasamos. Eso crea datos y, de alguna manera, crea ciudad. Pero es que además tenemos la oportunidad de crear ciudad emprendiendo. En este momento si una ciudad quiere ser smart-city tiene que ser transparente e ir hacia un modelo de datos abierto para que los ciudadanos puedan tenerlos. Con esos datos se pueden generar modelos de negocio en base a servicios para los ciudadanos, entonces me parece que estamos en la era en la que el ciudadano es capaz de crear la ciudad. Estamos ante un cambio importante y creo que todos tenemos la oportunidad de poder desarrollar la ciudad que queremos tener.

A.N.: Escuchándote me vienen a la mente ciudades como D.F. en México o Los Ángeles en Estados Unidos, núcleos donde existen laboratorios ciudadanos de ideas y desde las entidades locales se fomenta de forma muy intensa la participación ciudadana para innovar. ¿A qué modelos crees que deberíamos atender especialmente para caminar hacia la ciudad inteligente?

M.E.: Dentro de la RECI tengo 54 ciudades y te tendría que decir 54, no queda bien que me decante hacia una o hacia otra [risas]. La verdad es que tenemos modelos muy interesantes, cosas extraordinarias que se están haciendo en muchas ciudades de España y en otras fuera en las que nos miramos y podemos aprender.

Sí es importante saber que ser una smart city no es llegar a tener la medallita porque he cumplido determinadas condiciones. La smart city no es una meta, ser smart es el camino. Es saber ser una ciudad lo suficientemente flexible como para recibir a aquellos componentes tecnológicos que vayan a beneficiar más y mejor a tus ciudadanos para prestarles mejores servicios a un menor importe económico.

Imagínate qué connotaciones tiene todo esto. Influye muchísimo el tema de las ciudades como laboratorio. Startup for cities, que es uno de los proyectos que hemos puesto en marcha desde la RECI lo que pretende es eso: que los 54 ayuntamiento que hay en este momento en la red puedan ser laboratorios urbanos para emprendedores en múltiples formas. Desde ayudándoles a hacer difusión sobre algún proyecto de gamificación para el uso de la bicicleta, por ejemplo, a poder testear una aplicación de participación ciudadana, a poder poner en marcha un proyecto de aparcamiento sin sensores donde las plazas no tienen parquímetros y se adjudican con reserva, como las plazas de un teatro. La idea es plantear innovación en la ciudad y tener un sitio donde los emprendedores puedan testear esos modelos, esos productos, esos servicios para la ciudad. Lo que intentamos desde la RECI con Startup for cities es que el ayuntamiento sea un aliado para ellos.

A.N.: ¿Qué respuesta estáis encontrando por parte de los ayuntamientos? Estamos en una coyuntura económica delicada, ¿realmente existe predisposición hacia este tipo de proyectos innovadores?

M.E.: Hay absoluta predisposición. Te puedo decir que en el evento que hicimos el 10 junio fueron seleccionados 12 proyectos y estuvieron presentes más de 20 ayuntamientos. En esos 20 ayuntamientos ha habido ya casi 200 interacciones con emprendedores, es decir, un impacto importante. Pero además ya hay resultados palpables donde hay proyectos que ya se han puesto en marcha. Teniendo en cuenta que, como has dicho, los ayuntamientos no tienen suficiente financiación, hemos intentado que los modelos de negocio estimen que paguen terceros: otras empresas o los ciudadanos, porque estás ofreciendo un servicio que realmente les interesa y están dispuestos a pagar por él. La condición era que la administración local no fuese el cliente, eso hubiese sido lo fácil. Nosotros se lo pusimos un poco más difícil y fíjate, con todo salieron muchísimos más de 12 proyectos, tuvimos el doble siendo finalistas para startup for cities.

A.N.: Terminamos, May: ¿Cómo visualizas el futuro dentro de 5 años en cuestiones de emprendimiento social y smart cities?

M.E.: Yo creo que siempre hay que ser optimista. Soy muy positiva y creo que entre todos podemos construir mejores ciudades y mejores países y un mundo mejor, al final. Si trabajamos y nos alineamos todos en estos ámbitos de transparencia, de progreso, del uso de la tecnología para el bien social y para el bien común y tener mejores servicios, al final conseguiremos estar en ciudades más felices, en países más felices y en un mundo mejor, que es lo que se trata.


, , , , ,


2 Responses

  1. WebRivasVe dice:

    Muy valioso contenido sobre el enfoque de Responsabilidad Social de las Ciudades Inteligentes / Samart City.

    Sin duda que las oportunidades para la Innovación esta visible ya por todos lados.

    El mundo esta necesitado de hacedores, de accion social.

  2. WebRivasVe dice:

    Realmente me ha dejado impresionado saber que existen Seres Humanos como #May . Si es posible hagamos llegar su Twitter.

    Muchos exitos @May por España y por el Bien de Todos.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *